El cementerio San Pedro. De cara a la muerte

DSC08105_edited

La muerte se presenta como el limite del cual no podemos eludirnos jamás. No podemos saber que hay detrás de la intrusa que interrumpe la vida, la muerte quieta en el cementerio.

DSC08076 (2)_edited

Este espacio de mundo siempre aguardará ganas de transitar detrás de esa idí­lica parca frí­a vestida de negro que nos lleva a cada quién consigo en su debido momento, sin resistencias ni miramientos.

DSC08080 (3)_edited

La muerte que irrumpe la vida en todo momento, con capa negra y calavera de cara simplemente está vací­a. Ojalá una la viera cuando te acecha, cuando está extremamente pegadita pisándote los talones, cuando te mira de cerca y contempla tus últimos sueños, cuando tiene la osadí­a de aparecerse en nuestros abrazos y despedidas, ojalá la viera para ponérsela al breque, para desafiarla, pero no, es imposible, ella no hace el trabajo, el trabajo la guadaña lo hace., dice Saramago.

DSC08090_edited2

Nos preguntamos constantemente por ella, por esa que nos hace conscientes de nuestra finura, de nuestro estado efí­mero por la vida. Otras veces nos gusta observarla de lejos, la festejamos, temblamos, tiritamos, la maldecimos, la odiamos, la recibimos, y la despedimos así­ mismo. Finalmente la guardamos celosamente bajo llaves y entre muros y huecos. En el cementerio.

DSC08086 (2)_edited

Aquí­ nos reunimos unos hablar con los suyos, ofrecer una dádiva, otras a saludar a los que se fueron. Historias se cuentan de aquellos que se permanecen aquí quietos. Las visitas se reiteran dí­a a dí­a, dejan besos, versos, flores, alegrí­as y plegarias.

Me pregunto cuál es la interrogante mayúscula aquí­, ¿qué será que buscamos en estos viajes visitas?, ¿será que necesitamos entender esta marcha, este suceso?, ¿escudriñarlo y exprimirlo, argumentarlo? ¿O simplemente pasarnos de largo sin motivo aparente que, mirar la muerte como fracción de la vida, carentes de toda reflexión a partir de la muerte?

DSC08084_edited

Aquí­ está la tumba de Gardel el señor del Tango. (aunque el cuerpo no ande más por acá) igual que la de Rubén Darío y la Marí­a su obra.

DSC08085 (2)_edited

En los registros escritos los Cementerios se promocionan, se caricaturizan, se toptean: top10 de cementerios más famosos del mundo : Cementerio Pere Lachaise, Parí­s. Cementerio Nacional de Arlington, Virginia. Cementerio Mount Jerome, Dublí­n. Cementerio de Saint Louis, Nueva Orleans. Antiguo cementerio judí­o, Praga. Cementerio monumental de Staglieno, Génova. Cementerio de la Almudena, Madrid, etc.. Los más visitados, los más elegantes. Están unos con la mirada vuelta al mar, otros repletos de verdes áreas como queriendo cobijar a las almas y no negarles aún la morada y otros como este cementerio de San Pedro en Medellí­n tiene esculturas y resalta la morada de los muertos de los famosos polí­ticos, músicos, escritores o de los de buena familia.

DSC08101 (2)_edited

Y se dice si lo único seguro es la muerte ¿por qué en vida no elegir lugar de descanso eterno. Yo todaví­a tengo mis dudas respecto al dicho, no estoy segura de querer quedarme acá, en el lugar llamado cementerio.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *