BIENVENIDOS!

LOS DURAZNOS DE DURAZNOPAMPA

LINDAS CHACRAS VERDES

EL RÍO Y SUS PLACERES

LAS PIRCAS

LA PLAZA PRINCIPAL DE DURAZNOPAMPA

ENTRADAS DE AMAZONAS

Chuita, es la agüita del pozo de Yanayacu, de figura antigua y fuente arcana de suficientes formas de cotidianidad, graderías le hacen compañía, para el colorado con su tierra de tonalidad, o para la plaza mayor, con su fuente y sus casas blancas de balcones al estilo colonial, corazón blanco, salón urbano de la previa
Etiquetado bajo: , ,
… Poray!, ¿Adonde bueno?, poray no má, vamos pa la pampa, pa unos nashos maduritos, amarariiillos andan, ¿Hoy ya es tiempo, es época?, ¡Anau! ¿no sabías pues? en estos tiempos por febrero ya los nashitos estan pal timbuche y pal dulce, ¡Llau!!, no digas graja, ¿quién pue tiene en la pampa?, ¡¡Abruto!!, desde ña Fernanda,

Kuelap

Piedra, tras piedra de Sachapuyos arquitectos. Se tomaban un respiro para darle precisión a sus formas, en hilera traían la tierra, cargado unos, y otros a hombro piedras amontonaban; en faena continua el Kuelap iba logrando cuerpo; suavizaban y ornaban apariencias peculiares, las elevaciones nacían primero, seguidas de paredes circulares dispuestas a prevalecer en la
“China lemichita te vas, me dejas llorando, te vas me dejas llorando”, al son del huayno nos vamos con el Utcubamba más arriba, sobre las huellas de los Sachapuyos hasta hallarnos en Leymebamba. Toma el dominio el verdor que brota del vientre del río, se ensancha más arriba, y de brazos abiertos expresiva mira Leymebamba,
Suéltate el pelo entrégale al viento, otea como fluye la vida por allí dentro; silbidos, relinches, miradas vivaces, pacíficas y cálidas se trenzan, se te abalanzan.  En la cavidad del monte se abre, en meandro cual Amazonas; afable y grato transita en pleno verdor, el Huaylla en el Belén, el Belén en Huaylla, hace S,
Las calles discurren derechas, abren camino a la plaza principal, unas cuantas casas ataviadas de blanco le acompañan sin parar, le miran de frente y sin titubear, contemplan su verdor, el jardín, el aire fresco que despeja las mejillas y aparece por las rendijas de las ramas de los pinos altos, los de ñaupa, o
SUBIR