La Guajira y su Cabo de la vela.



La guajira, la casa de los Wayúu

Entonces, con la llegada de los españoles a esta zona más septentrional de América, concretamente en 1449, no quedó más que un insignificante grupo de población local. Las costas estaban rebosantes de perlas, atractivo predilecto para los españoles que decidieron asentarse y comercializar. Así que, el 3 de mayo de 1502, Alonso de Ojeda fundó en el Cabo de la Vela una ciudad llamada Santa Cruz.  Los lugareños no veí­an con buenos ojos estas incursiones, se revelaban al término de ser considerados como bestiales y salvajes y les llamaron los cocinas.

Los lugareños en las mañanas, caminan y los visitantes trotan

El 5 de agosto, frente al Cabo de la vela, se funda Nuestra Señora de las Nieves, estratégico lugar para evangelizar y negociar. Sin embargo, el ataque de piratas se acelera y el agua comienza a disminuir provocando el traslado diez leguas aguas abajo en un lugar llamado río del Hacha. Se convirtió este en un centro pujante, con estilos urbanísticos, nuevas actividades productivas como la crí­a de cabras que fue desplazando la actividad pesquera por parte de los indí­genas, la comercialización de las perlas, la explotación del tallo del dividivi y etc.. Todas estas nuevas formas de producción despertaron creciente ambición por la tenencia y el incesable ataque de piratas.

Las bolsas se van tejiendo al paso

Prontamente aparecen los hacendados .. que eran nada más ni nada menos que los dueños de acoplamientos de tierras en las zonas fructí­feras del departamento. Las casas de bahareques y pajas pronto se ven desalojadas. Los lugareños se fueron interesando por la música e importaban pianos, saxofones, guitarras, acordeones y contrataban maestros para su enseñanza. Se impone el Vals como baile de pareja, y veladas artí­sticas como símbolo de buen gusto, digamos que se implantó el estilo europeo en el vestir y hasta en el caminar.

No olvides que este es el mejor lugar para nadar

Por su parte los indígenas, los wayuu, pueblo histórico que da origen al poblamiento del territorio colombiano fueron adoptando de los europeos el ganado y explotando ciertos palos de tinte, pero sin dejarse amedrentar por los recién llegados. En la guajira alta y en la media guajira se agruparon en rancherí­as y hoy en día pasan sus dí­as entre la pesca en el Caribe, la cría de ganado caprino y el demacrado sonido de la mina de Cerrejón que llegó a explotar el carbón y nunca se pudo articular con la economí­a de la población, generando profundos impactos migración de la población, antropización del paisaje e impacto ambiental que ha provocado entre otras, la contaminación de fuentes de agua y la escasez de la misma.

Las mujeres wayúu son unas artistas

Empero, a la congoja de los casi 43 grados centígrados los wayuu se desplazan entre movedizas arenas amarillentas y la venta de dichosos tejidos de telar, chinchorros, hamacas, hechas a mano o a crochet con delicados motivos y frondosos colores. Esta es tarea exclusiva de las mujeres que, recorren bordeando la orilla del mar perlado ofreciendo su artesaní­a como en el Cabo de la Vela, algunas llevan pintado el rostro para protegerse del sol abrazador. Aquí parece haber mucha alma, se huele en la cortesí­a de las sonrisas que regalan a los visitantes, a menudo se dejan charlar y componen grandes facilidades para resistir y continuar a pesar de las contrariedades.

Los mejores horizontes

Entre la mezcla de palenques, rancherías, pequeños ríos y oasis, se mueven indí­genas, mestizos, afrocolombianos y extranjeros como los árabes con su segunda comunidad más grande de américa del sur.

El sol se mezcla besando el mar para dar el adiós a la tarde. El corazón aquí­ volvió a plañir.


La Guajira te llama a bailar a gozar… lalala… por cierto, La guajira significa campesina y es un género musical que se originó en Cuba, mi hermano

Y algunas otras tomas por acá


Este es paisaje de desierto, arena y mal turqueza

Entre el mar y el cielo, la mirada

El corazón volvió a planir

1 comment

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *