Qué ver en Paquishca, Perú

La Paquishca

El silencio está agachado y el sosiego es travieso en las calles de Huaraz; hasta cuando arrecia la noche y el pie de la mañana toca el suelo, el trajinar, impulsar y mudar se conjugan de inmediato desde la plaza del mercado pasando por cada una de sus esquinas, atravesando minuciosamente sus arterias en las que fluye el trueque, ventas, visitados y visitantes, labores y melodías. Por el desví­o a Unchus continúan solo motores para la pequeña distracción del silencio y la flora indolente sigue en marcha hasta más allá, hasta Paquishca donde la ceja impide distracciones y clama la admiración, dando indicaciones: ¡pupilas arriba!, para los salpicones verdes, o los tapices de cuero, el caminito, o la casa de Pedro que está en plena construcción, en la que Isidora abierta de manos invita a pasar y extiende risueña el cuchi canca y la conversación.

2

El rí­o continúa diligente su labor frente a Paquishca y las mujeres mantienen su sonrisa estampada en sus rostros, en sus cachetes rojizos se resbala la alegrí­a y las palabras de encuentro, de miradas que internan en la cotidianidad y el descubrimiento de uno en la mirada de ellas, o en los sombreros de copa alta y colores oscuros que se sostienen medio en la mitad de la cabeza mientras se menean acompasadas, sin ingresar completamente ni sin salirse con demasía en la coronilla.
Los niños se retratan en compañí­a del aire frío que corre silbante por las rendijas de las ventanas. En La Paquishca la de Huaraz no hay distancias, sólo estrecheces de ambos lados; desde lo alto en el hábitat de la papa y su cosecha y en la ladera donde el ichu se prepara para juntarse con la tierra en una mezcla blanda amoldándose a rectangulares formas que una a una van dando forma al contento de Pedro y su familia.

11
Y completa y entera se contempla la armoní­a al siguiente dí­a. Cuesta arriba…

Acarician el festejo de tratarse, la noche se viste de fiesta en la hospitalidad de Paquishca. Y completa y entera se contempla la armonía al siguiente día. Cuesta arriba, las Chullpas subterráneas de Jancu dice Isidora sentada sobre la coronilla. Te digo he!, para la próxima, desde acá ya se ven los nevados, más allá lagunas Churup, también laguna de Sháyapu Aquí ya es Jantu, te falta ver más todaví­a. ¡Para la próxima ya! dice Isidora, otra vez.

13
Por aquí­ ya es Jantu, te falta ver más todavía. ¡Para la próxima ya! dice Isidora, otra vez.

¿Qué hay para ver en Paquisca?…La sonrisa de Julia, la bondad de Arminda, y la amistad e Pedro…

3
Por el caminito, en Paquishca
 
4
En La Paquishca la de Huaraz no hay distancias, solo estrecheces de ambos lados…
5
… las mujeres mantienen su sonrisa estampada en sus rostros.
6
…las Chullpas subterráneas de Jancu dice Isidora sentada sobre la coronilla…
7
Los niños se retratan en compañía del aire frí­o que corre silbante por las rendijas de las ventanas…
8
…en la ladera donde el ichu se prepara para juntarse con la tierra.
9
…una a una van dando forma al contento de Pedro y su familia.
12
Te digo he!, para la próxima, desde acá ya se ven los nevados, más allá… laguna Churup

Si van a ir a Paquishca les recomiendo visitar a la familia de Pedro, lo encontrarán con facilidad su casa, está en la entrada del pueblo, él es excelente anfitrión.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *