Por los lados de Santa Elena, en Antioquia.

Estamos a unas horas de Medellín aquí­ se siente frí­o y la tranquilidad apacigua el alma. Estamos en Santa Elena

……………………………………………………………………………………………………………………………

Desde onduladas colinas montañosas posamos otra vez estos ojos, con la misma extrañeza del principio. Lo ajeno se vuelve propio y tiembla de belleza el sentido. Mueve el espí­ritu las alturas, y el frío pacito se va metiendo curioso por las rendijas de la piel, por estos lados de Santa Elena. Cada quien camina despreocupado, casi abstraído. No hay aceleres, en la niebla se cuece la alegrí­a. Las unas, salen con los perros por delante a cubrir alguna tarea matutina. Los otros celebran en la casi próxima esquina las cuitas y quereres. Y otras se sonrí­en solamente. Las plantas escondidas con un vaivén saludan, las heliconias otro tanto se mueven y entre conversa y charla dulzona los sietecueros deciden estar listos para un postre. Las flores en cambio, se vanaglorian de su incomparable belleza,…se mueven libres esperando el desfile de gala que les toca vivir cada año. Paralizando a colombiano, paralizando a forastero desde las entrañas de la tradición salen las silletas cobijadas y pintorescas llenas de flores multicolores y van a espaldas del silletero haciendo honor a su arte. Pasan ellas las silletas y ellos los silleteros, son más de 500 que cada elegante agosto se mueven entre gritos y aplausos. Pero nosotros, desde aquí­ solo nos perdemos en el horizonte verde salpicado de casitas ocres, amarillas, azules, blancas. Nos embriagamos con el frí­o del viento, disfrutamos ron,…nos jengueamos,.. improvisamos, caminamos… Nos sumergimos entre el ardor del encuentro y el amor del momento. Jugamos a vivir entre el verde azulino de la tierra y el cielo.

DSC_0304_edited
Desde onduladas colinas montañosas posamos otra vez estos ojos, con la misma extrañeza del principio.
IMG_1657
Lo ajeno se vuelve propio y tiembla de belleza el sentido.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Mueve el espíritu las alturas, y el frío pacito se va metiendo curioso por las rendijas de la piel, por estos lados de Santa Elena.
DSC_0268_edited
Cada quien camina, se detiene despreocupada, casi abstraída. No hay aceleres, en la niebla se cuece la alegrí­a.
DSC_0307_edited
Nos abrigamos, embriagamos con el frío del viento, disfrutamos ron,…nos jengueamos,.. improvisamos, caminamos…
DSC_0259_edited
Pero nosotros, desde aquí solo nos perdemos en el horizonte verde salpicado de casitas ocres, amarillas, azules, blancas.

DSC_0249_edited

Y De Medellí­n hasta el Corregimiento de Santa Elena, en el mismo oriente Antioqueño, hay solo un suspiro. (Una hora aproximadamente). El transporte sale desde el centro de la ciudad, o desde la estación Acevedo ( metro). En Santa Elena y sus veredas aledañas, los servicios de alimentación y hospedaje está siempre a disposición por si la idea es quedarse. Por aquí­ más información. http://guiaturisticasantaelena.com

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *